FUENTE DE INSPIRACION

Fue en la profunda soledad de los paseos sin fin, de los paisajes sin fin alrededor del pantano, mayormente, en amaneceres y atardeceres, en noches estrelladas, en profundos silencios, en nubes de colores infinitos donde fui aprendiendo lentamente y continuo aprendiendo a pintar aquella Colección que convinimos en llamarla "Cielos Siderales". Compaginaba este trabajo con la periódica plasmación tambien de paisajes y almendros en flor a los que no me podía resistir. Durante todo aquel primer tiempo no llegaba alcanzar ni a comprender la grandeza y generosidad de este regalo tan maravilloso que la vida me estaba y está haciendo con esta experiencia : Poder contemplar y reflexionar sobre esa gran maravilla que es la creación.